Jonathan-Pryce.jpg

Admirado por su gran versatilidad, este actor galés transita con soltura entre el cine comercial y de blockbusters (ha sido el padre de Elizabeth Swann en la saga Piratas del Caribe y se lo ha hecho pasar mal al mismísimo James Bond en El mañana nunca muere) y el cine independiente (Brazil), pasando por el West End londinense (ha encarnado a casi todos los grandes personajes de Shakespeare) y las mejores producciones de Broadway (Miss Saigón, Nine, Oliver, My fair Lady o Evita). Actualmente forma parte del elenco de Juego de Tronos.

Comendador de la Orden del Imperio Británico, Jonathan Pryce es un prestigioso actor de cine y teatro galés nacido en 1947. Alabado por su enorme versatilidad, Pryce se mueve con soltura del cine comercial y de blockbusters, al cine independiente, pasando por el West End londinense y las mejores producciones de Broadway.

Tras salir de la Real Academia de Arte Dramático de Londes, comenzó su carrera en el teatro sobre las tablas de la compañía del Teatro Everyman de Liverpool y en la Royal Shakespeare Company. Después de Liverpool se une al elenco de Comedians, en un papel especialmente escrito para él y que le valió su primer Premio Tony. Ha sido Hamlet y Shylock (El mercader de Venecia), Petrucchio (La fierecilla domada), El rey Lear y Cesar Octavio (Marco Antonio y Cleopatra). En los 90 mostró su interés por el teatro musical y protagoniza Miss Saigón, papel por el que gana su segundo Premio Tony y un Premio Olivier (los premios más importantes del teatro británico). Después vendrán Nine, Oliver, My Fair Lady o Evita, entre otras.

En cine, su primer papel importante lo obtiene en la cinta de ciencia ficción dirigida por Terry Gillian, Brazil. Otros títulos importantes en su filmografía incluyen Glengarry Glenn Ross, Carrington (por la que obtuvo el premio a mejor actor en el Festival de Cannes), El mañana nunca muere, la saga de Piratas del Caribe, De-Lovely, Los hermanos Grimm o G.I. Joe. Actualmente interpreta el personaje del “Gorrión Supremo” en la serie fenómeno de los últimos años: Juego de Tronos.